HIDRÁTATE COMIENDO BIEN

Hoy ya podemos decir que estamos en verano, aunque las temperaturas nos estén diciendo esto hace tiempo… con tantos días seguidos de calor es muy fácil deshidratarse. A veces, cuesta beber muchos líquidos, por eso es importante elegir alimentos adecuados a cada temporada, en este caso para estar bien hidratados.

La naturaleza es muy sabia y nos ofrece los alimentos adecuados para cada época del año. En verano no puedes dejar de comer sandía, melón, apio, pepino, tomate o pimientos verdes. Alimentos que en gran parte están compuestos por agua. Si puedes añadir productos ácidos y salados a tu dieta ayudarás a retener líquidos y evitar la deshidratación. Prueba a añadir en tus recetas algún cítrico, algas o salsa de soja.

Además de los alimentos que incorpores a la dieta es importante elegir la mejor manera de cocinarlos. Cuando hace calor lo mejor es consumir los alimentos crudos y fríos. Así se toleran mucho mejor, porque el cuerpo no necesita aumentar su temperatura interna. No olvides añadir fruta en el desayuno y ensaladas o sopas frías en tus comidas o cenas.

NO TE OLVIDES DEL QUESO

El queso es uno de los alimentos elaborados más antiguos cuya producción se desarrolló a lo largo de toda europa. Hay centenares de variedades que quesos, lo que todos tienen en común es que están elaborados a partir de leche cuajada, ya sea de vaca, cabra, oveja u otros mamíferos.

Hay infinidad de estilos de elaboración, distintos sabores que vienen marcados por los ingredientes y el tratamiento que llevan en su elaboración: tipo de leche, curación, mohos, natas…

El queso es un alimento muy rico en nutrientes aunque sus propiedades dependen del tipo de queso del que se trate. Por ejemplo, todos los quesos son ricos en proteínas (cualquier queso tiene más cantidad de proteínas que la leche) pero los quesos curados son más ricos en proteínas que los quesos frescos. Por otro lado, los quesos frescos tienen más agua y menos cantidad de grasa que los curados. Aunque el nivel de grasa también vendrá determinado por el tipo de leche utilizada y si ésta es entera, semidesnatada o desnatada, o de si lleva añadida en su elaboración, nata, mantequilla o alguna otra grasa vegetal.

Lo que está muy claro es que los quesos son muy ricos en nutrientes. Tienen un alto contenido en vitaminas del grupo B, especialmente vitaminas B1, B2 y B12, y son ricos en minerales como calcio, fósforo y sodio. Precisamente, como son tan ricos en nutrientes, no es necesario consumir raciones muy grandes.

En prácticamente todas las regiones del mundo tienen sus propios quesos. Aquí en Navarra podemos disfrutar de las Denominaciones de Origen Idiazábal y Roncal, unos quesos muy particulares, elaborados a partir de leche de ovejas autóctonas que les confieren un sabor y textura muy especiales y que son gastronómicamente muy valorados.